Categoría: Información

Concesión de la Medalla de Oro de la Hermandad a nuestro hermano D. José Manuel Prado Serrano

Si hay algo que nos identifica y nos une como Hermandad, es la común devoción a Nuestra Madre, Reina y Señora de Loreto. Los hermanos de esta corporación tenemos también otros muchos elementos en común, en mayor o menor medida, pero la argamasa que nos mantiene vivos y unidos espiritualmente es Ella, Nuestra Madre.

Allá por los años 40 debido a la gran devoción que le profesaban muchos vecinos del barrio y feligreses de la parroquia, se empiezan a dar los primeros pasos para fundar esta Hermandad, con el objetivo de acercar a los fieles de esta Imagen que tanto fervor despertaba.

Esa gran devoción, con la ayuda del Espíritu Santo, es la que ha mantenido viva y unida a nuestra Hermandad, y la que ha permitido que haya ido superando todas las dificultades que se han presentado en su camino en estos 68 años de existencia.

Ella es la que hace que personas en principio desconocidas, optemos por compartir nuestra vida en esta fraternidad, y pasemos a llamarnos y a tratarnos como hermanos. Ella es la que da sentido a todo lo que hacemos, a nuestros proyectos, a las horas de trabajo, a toda la ayuda prestada… Ella es la que seguirá pendiente de las necesidades de sus hijos que mantengan a esta corporación, cuando nosotros ya hayamos pasado.

Por eso, la propuesta que se presentó en el pasado Cabildo Extraordinario del día 16 de Octubre de 2.020, ha querido reconocer algo que cualquier miembro de esta Hermandad conoce, que es de justicia, y que hasta ahora no se le ha otorgado la importancia que realmente tiene: los excepcionales méritos de uno de nuestros hermanos para compartir, fomentar y desplegar el fervor por la Madre de Dios en general, y por la imagen de Nuestra Señora de Loreto en especial.

Trayectoria de Nuestro Hermano en la Hermandad

Se trata de un hermano que apareció por primera vez por San Pedro, a principios de los años noventa, traído por algunos cofrades lauretanos. Él llegaba con la voluntad de formar una peña rociera. Pero enseguida, la mirada de Nuestra Señora le cautivó y entendió que le llamaba a emprender otra misión en esta Hermandad.

La contemplación de Nuestra Señora de Loreto, la confesora de todo lo que le ha sucedido desde entonces, le llevó a implicarse de lleno en la vida de esta corporación. Desde ese momento hasta hoy no ha faltado a ninguno de los actos de culto, a ninguna celebración, a ninguna otra cita a la que esta Hermandad le haya convocado.

Su compromiso con esta corporación es tal que ha acudido a los cabildos recién salido del turno de trabajo, a veces incluso sin haber podido descansar o dormir.

Ha aceptado siempre cualquier compromiso, encargo o trabajo que la Hermandad le ha realizado, por muy complicado que le pareciese. Ha sido uno de los pilares que ha permitido a la Hermandad crecer en su devoción mariana y eucarística, a través del cuidado del arte de vestir a la imagen de Nuestra Señora, del esmero en todos los detalles de su ajuar, del montaje de los exornos florales y de los altares, especialmente en los premiados altares para la procesión del Corpus Christi.

Como Mayordomo se ha responsabilizado del montaje de altares de culto, Besamanos, del paso y, ha puesto flores y cera, limpiado ropajes, varas, tulipas, planchado, cosido… No importa que no supiera hacer algo, él siempre aprende haciendo, para que la Hermandad, y especialmente Nuestra Señora de Loreto, siempre tuviera lo mejor y no le faltara de nada.

Su fervor mariano le llevó a iniciar en esta Cofradía una insuperable preocupación por el incremento y la conservación del ajuar de la Virgen. Él mismo se dedicó a financiar, diseñar (o ayudar a diseñar), coser y ayudar a bordar y conservar una gran parte del extenso ajuar con el que hoy cuenta Nuestra Señora.

Siempre se ha desvivido por la extensión de la devoción mariana, intentando que a cualquier persona le pudiera llegar y comprender el amor filial que nos profesa Nuestra Madre. Tiene la virtud de expresar como nadie lo que un hijo siente por la que es Madre de todos los cristianos, y lo hace componiendo poemas a la Virgen, seleccionando el acompañamiento musical para la Reina de San Pedro en su Besamanos.

Ha sido el principal artífice e impulsor de la exquisita cultura musical de esta Hermandad, que se ha materializado en la presencia del Coro de Capilla de San Pedro Nolasco, cuya génesis está tan ligada a esta corporación, en todas nuestras celebraciones. Fruto de su interés y de tan buena relación con el Coro son la maravillosa Plegaria a Nuestra Señora de Loreto y el acompañamiento de los increíbles sones del Coro y su realejo en la tarde del Viernes Santo.

Ha expandido la devoción lauretana por todo Jerez y por cualquier lugar donde ha estado, siendo el principal referente de la misma en redes sociales y en otros muchos foros cofrades y cristianos. 

Allá donde él vaya lleva el nombre y la devoción de nuestra Madre por bandera. Durante un largo período de tiempo, nos regalaba cada mañana, vía telemática, lo que llamó “Una foto cada día” donde nos daba a conocer las distintas advocaciones de María Santísima. Con la llegada de las redes sociales, cada Viernes esperamos su dedicatoria a hermanos y devotos de la Hermandad , a través de bellas instantáneas de la Reina de San Pedro, del cortejo, enseres o detalles significativos de nuestra corporación.

Es un lauretano orgulloso de su pertenencia a esta corporación, tanto, que su amistad con otros cofrades ha permitido dar a conocer nuestra Hermandad, y situarla en ese olimpo de cofradías que destacan siempre por sus muy cuidadas celebraciones, por todos los detalles tan trabajados, por el mimo en la presentación y conservación de sus titulares, por el gusto con que preparan todo lo que hacen.

Además, es una persona que lo entrega todo por sus amigos, y que su familia se ha convertido en la familia de todos, en uno de los pilares de esta Hermandad. Nunca ha tenido un gesto feo o desconsiderado con nadie. 

Haciendo suya la definición de su querido recordado Don Luis Delgado, define a la Hermandad como “una familia de familias”. Contrajo matrimonio un lluvioso 11 de Octubre de 2003 en la Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada, con nuestra hermana Inmaculada Pavón Oñate. Trasladó hasta el majestuoso altar , un cuadro con la imagen de Nuestra Señora de Loreto, Reina y Guía de su vida, para que estuviera presente  bendiciéndolos en tan señalado momento.

Fruto de esta unión nace su hijo Manuel Pablo, al que le inculcó desde la cuna a querer a la Virgen por encima de todo.

Es una persona que respira, vive y siente en color morado.

Amenizador incansable de nuestras zambombas , caracolás y convivencias. Valorado y querido siempre por los integrantes de los distintos grupos parroquiales. Conocido según el lugar donde se encuentre como: Pepe, Prado o José Manuel , posee una cultura cofradiera envidiable hasta el punto de identificar Hermandad y procedencia de cualquier imagen mariana.

En definitiva, es un referente para todos nosotros como hermano. Y aunque su corazón lo comparte con muchas devociones marianas, allá donde va, siempre le identifican con Loreto.

Todos estos méritos, para nosotros, son más que suficientes para proponer el reconocimiento que se solicita, no sólo para poner en valor esta inmejorable trayectoria dentro de nuestra Hermandad, sino también porque es una persona ejemplar, un modelo a seguir para todos los que le conocemos, y porque queremos que su testimonio perdure en esta corporación para siempre.

Si proponemos la entrega de esta distinción es porque queremos contarle dentro de algunos años cómo era éste, nuestro hermano, a nuestros hijos, sobrinos y nietos, a los nuevos hermanos que se incorporen a nuestra corporación, y a todo aquel devoto a Nuestra Madre. Y decirles que tuvimos el privilegio de compartir nuestra vida con este hermano que nos enseñó a conocerla mejor y a querer todavía más a Nuestra Madre.

Por todo esto, esta Junta de Gobierno propone, conceder la Medalla de Oro de nuestra corporación a nuestro hermano D. José Manuel Prado Serrano.

* Por la difícil situación que vivimos aún no se ha determinado una fecha de la imposición de la Medalla, se hará a la mayor brevedad posible siempre y cuando las circunstancias lo permitan.

Canal de YouTube

Recuerda hermano que tienes a tu disposición el canal de YouTube de nuestra hermandad. Te invitamos a que te suscribas y que nos envíes tus vídeos.

Desde aquí queremos invitarte a que si tiene algún video que quieras compartir con el resto de hermanos envíalo al correo hermandad@loretojerez.com con tus datos y lo publicaremos para disfrutarlo entre todos, anímate.

Calendario de Cultos del Segundo Trimestre

Ya puedes consultar desde este enlace el Segundo Trimestre o pinchando en la pestaña de Calendario de Cultos toda la programación para este inicio del año.

Agradecimiento a la Archicofradía del Rosario

El pasado domingo 13 de diciembre, en el Convento de Santo Domingo, al finalizar la celebración de la Función Principal de Instituto, la Hermandad brindó un agradecimiento a las Hermandades que nos acompañaron en esa histórica jornada, en el marco del Año Santo Jubilar Lauretano. Especialmente a las hermandades que colaboraron con la preparación de estos cultos, a las que le fue entregada la distinción del Laurel de Plata de nuestra Hermandad, el máximo reconocimiento previsto en nuestras reglas.

En el marco de esos agradecimientos, la Archicofradía de Nuestra Señora del Rosario de Santo Domingo, representada por su Hermano Mayor D. Juan Francisco Carrión Pina O.P., hizo entrega de un presente que refleja el gran amor que profesan hacia Nuestra Señora: una Rosa de Plata, que contenía el siguiente texto grabado en el envés de una de sus hojas:

“Rosarii Archiconfraternitatis ad Laureti Fraternitatem. December MMXX A.D. Lauretanus Iubilaeus”.

Ese precioso símbolo de veneración a la Santísima Virgen de Loreto y de la fraternal comunión en el Amor a Nuestra Madre que profesamos ambas corporaciones, ya se encuentra portándolo nuestra imagen titular en una de las benditas manos.

A la Rosa de Plata le acompañaba una carta del Hermano Mayor en la que explica ese magnífico presente, y que ofrecemos a continuación.

Una vez más, nos gustaría agradecer encarecidamente a los hermanos de la Archicofradía del Rosario el cariño, la acogida y la cercanía con esta Hermandad que siempre nos han demostrado, así como su gran devoción a Nuestra Señora, que refleja esa hermosísima Rosa de Plata.

Función Solemne de este Año Jubilar en el Convento de Santo Domingo.

El pasado domingo, en una jornada de alegría, el tercer domingo de Adviento, Domingo de Gaudete, con la Función Principal de Instituto, dimos por finalizada la celebración de los cultos que hemos dedicado a Nuestra Señora de Loreto, en torno a su festividad litúrgica del día 10 de diciembre.

Para esta ocasión, trasladamos la imagen de nuestra titular al vecino Convento de Santo Domingo, al objeto de celebrar estos cultos de forma extraordinaria con motivo del Año Jubilar Lauretano.

Panorámica de la nave principal de Santo Domingo con el altar mayor al fondo, donde fue colocado el altar a Ntra. Sra. de Loreto

Este Jubileo conmemora la proclamación que hizo el Papa Benedicto XV el 24 de marzo de 1920, en la que declaró a Nuestra Señora de Loreto Patrona Universal de la Aeronáutica. Este Año Jubilar, que el Santo Padre ha concedido «para todos los viajeros en avión, militares y civiles, y para todos aquellos que lleguen como peregrinos al Santuario de la Santa Casa desde todas las partes del mundo» (y que ha prolongado por un año más hasta el 10 de diciembre de 2021), se extiende también a todos los devotos de Nuestra Señora de Loreto.

Desde nuestra corporación, como principal depositaria de esta devoción en la ciudad y la Diócesis, y como miembro de la Congregación Universal de la Santa Casa, hemos querido sumarnos a la celebración de este Jubileo, con un programa de cultos e iniciativas culturales y caritativas, que pretendíamos haber puesto en marcha a lo largo de estos meses precedentes, y que la situación sanitaria actual nos ha obligado a suspender.

Sin embargo, hemos querido aprovechar la valiosa oportunidad de profundizar en la relación con Dios y con el prójimo, de renovar el compromiso de ser testimonio de Cristo y de redescubrir la llamada a la santidad en este mundo, desde la realidad de nuestra Hermandad, desde la devoción a Nuestra Señora de Loreto, que supone la celebración de este Jubileo.

Por eso hemos querido celebrar la Función Solemne a Nuestra Señora de Loreto, así como el Triduo de Gloria en su honor, y la Función Principal de Instituto de este año, de forma extraordinaria y en el marco de este Año Jubilar, en el Convento de Santo Domingo de nuestra ciudad.

Altar efímero preparado para Ntra. Sra. de Loreto con motivo de sus cultos en el Convento de Santo Domingo

La celebración de estos cultos en este templo conventual, que fue la sede canónica de la Hermandad y en el que Nuestra Señora de Loreto fue venerada durante los más de 7 años en los que estuvo en obras la parroquia de San Pedro, nos ha permitido no sólo redescubrir parte de nuestra historia en esta conmemoración extraordinaria. También nos ha proporcionado la posibilidad de contar con un mayor espacio al servicio de la honra a Dios y del esplendor de la Liturgia de estos cultos a nuestra titular, y con un aforo superior al de nuestra sede de cara a poder acoger a un mayor número de hermanos y devotos. Todo ello manteniendo las medidas sanitarias y de seguridad que han previsto las autoridades en estos momentos.

Por todo esto, una vez terminada la celebración más importante que realiza la Hermandad a lo largo del año, desde la Hermandad no podemos más que expresar nuestro sincero agradecimiento por los beneficios espirituales que hemos recibido estos días, y que perdurarán en nuestro recuerdo y en el de esta Hermandad.

Vista del altar de cultos a Ntra. Sra. de Loreto

Agradecemos al Señor la oportunidad que nos ha dado en este tiempo de incertidumbre, de enfermedad, de pandemia… de poder celebrar de esta manera este Triduo dedicado a la Santísima Virgen. Él nos ha permitido abrir nuestro corazón para descubrir el sentido del Adviento y así prepararnos para la próxima celebración de la Navidad.

Esta Hermandad no podrá estar lo suficientemente agradecida a la Comunidad de frailes dominicos de nuestra ciudad, encabezada por su prior, Fray Juan Carlos, por el apoyo decidido, el firme compromiso, por el cariño, por la acogida y la cercanía con esta Hermandad que nos han demostrado. Hace más de un año que les propusimos poder celebrar estos cultos en el Convento, y desde entonces todo han sido facilidades, hasta el punto de que nos hemos sentido como en nuestra casa.

Canto de la Plegaria a Ntra. Sra. de Loreto al finalizar la celebración de la Función Solemne a nuestra titular

También nos gustaría agradecer al Coro de Capilla de San Pedro Nolasco, que nos han acompañado todos estos días con sus extraordinarias voces, y que forman parte de nuestra familia. Así como al grupo de acólitos y a todas las personas que han colaborado esta celebración.

Al finalizar la Función Principal, la Hermandad quiso tener un gesto de reconocimiento con las hermandades que sin su ayuda y apoyo han hecho posible y facilitado todo lo necesario para estos cultos. Por eso, se les entregó la distinción más importante con que cuenta la Hermandad prevista en nuestras reglas: el laurel de plata. 

Distinción del Laurel de Plata

El laurel es el origen y significado del nombre de “Loreto”. Porque Loreto es la población en la que se encuentra el Santuario de la Santa Casa, de la que se cuenta que fue trasladada por los ángeles desde Nazaret. Y está ubicada justo encima de un monte lleno de laureles. Por eso se puede decir que la casa de la Virgen está coronada por laureles, de manera similar a las coronas triunfales que se otorgaban en la antigua Grecia o Roma a héroes, guerreros, incluso reyes y emperadores, para reconocer sus méritos, su poder, sus hazañas, como símbolo de victoria, del honor y la gloria.

Así pues, nuestra Hermandad tuvo a bien entregar esta rama de laurel de plata en señal de agradecimiento a la Hermandad de la Borriquita, la Hermandad del Perdón, la Hermandad del Rocío de Jerez, la Hermandad de la Oración en el Huerto y la Archicofradía del Rosario de Santo Domingo.

Y también quiso tener un reconocimiento especial con la Comunidad de frailes dominicos, entregándoles el Laurel de Oro de nuestra corporación para que lo pueda portar la Virgen de Consolación, copatrona de Jerez.

La Junta de Gobierno junto al predicador de la Función Solemne a Ntra. Sra. y Primer Día del Triduo, Rvdo. P. Fr. Felipe Ortuno Marchante O.M., al finalizar la celebración
La Junta de Gobierno junto al predicador del Segundo Día del Triduo: Rvdo. P. Fray Alejandro Peñalta Mohedano O. Carm
La Junta de Gobierno junto al predicador del Tercer Día del Triduo, Rvdo. P. D. Ignacio Sánchez Galán S.M., al finalizar la celebración
La Junta de Gobierno junto con la representación de las hermandades que nos acompañaron en la celebración de la Función Principal de Instituto y el orador sagrado de la misma, Rvdo. P. Fr. Juan Carlos González del Cerro, O.P., al finalizar la celebración.

Gestión y cobro de las cuotas

Querido Hermano:

La Junta de Gobierno de la Hermandad ha decidido, en Cabildo de Oficiales, que a partir del próximo mes de enero, la gestión y cobro de los recibos de hermanos la realice directamente el equipo de Tesorería.

Por tanto, desde ese momento la cuota sólo se podrá abonar por medio de domiciliación bancaria.


Si todavía no se te pasan los recibos por el banco, por favor, ponte en contacto a través del WhatsApp de la Hermandad 639 645 072 o en el mail tesorero@loretojerez.com y en breve se pondrá en contacto contigo el Hermano Tesorero.


Si esta medida te supone algún problema o alguna dificultad, te rogamos que a través de estos medios nos lo hagas saber.

Gracias de antemano y un afectuoso abrazo en Nuestra Señora de Loreto.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén